isoalmerixgris.png

No es calor, es desmonte...

Esta frase se vio y se escuchó mucho en los últimos días... La ola de calor que azotó gran parte del cono sur de América Latina, nos hizo replantearnos nuestra relación con la madre tierra...
Pero, qué opina la ciencia al respecto?
Consultamos a algunos especialistas en el tema, para que nos den su opinión al respecto.
Hoy, el Dr Rubén Piacentini, Director Grupo de Física de la Atmósfera, Radiación Solar y Astropartículas del Instituto de Física Rosario (CONICET – Universidad Nacional de Rosario)
No es calor, es desmonte.png

La Ola de calor es un fenómeno que se produce cuando las temperaturas mínima y máxima durante al menos 3 días registran altos valores, dependiendo de cada región.  Es un efecto que se manifiesta usualmente en el verano en diferentes zonas de Argentina. La particularidad de esta última Ola de calor de enero 2022 es que: ha abarcado gran parte del país, en algunas zonas las temperaturas han sido récord histórico y ha persistido durante más tiempo que los 3 días mínimos para ser considerada una Ola de calor.

 

Este evento particular debe ser analizado en detalle por los especialistas en el tema, pero ya existe evidencia científica que es factible que estos incrementos puedan eventualmente ser debidos al Cambio climático, tal como se ha comprobado en otros lugares del planeta(1).

La incorporación de los gases de efecto invernadero a la atmósfera, principalmente en las últimas décadas, ha producido un aumento de la temperatura ambiente a escala global, denominado Calentamiento global o Cambio climático.  Debido a este cambio, se están observando efectos que en general son negativos, tales como derretimiento de hielos polares y glaciares, aumento del nivel del mar, propagación de enfermedades a zonas en las que anteriormente no se manifestaban o lo hacían en pequeña proporción, inundaciones en ciertas regiones y sequías en otras.  

 

Existen estudios científicos(2,3,4) que demuestran que en ciertas regiones donde se han producido importantes deforestaciones, la temperatura ambiente ha aumentado.  También la deforestación puede contribuir al aumento del caudal de ríos al no retener el bosque el agua de lluvia, lo que genera inundaciones.

Los principales responsables del Calentamiento global son los Gases de efecto invernadero(5):  Dióxido de Carbono (CO2), proveniente principalmente de los combustibles fósiles petróleo, gas y carbón, Metano (CH4) de los animales vacunos y residuos orgánicos que se descomponen en condiciones anaeróbicas y Oxido nitroso (N2O) de la fertilización agrícola. Es de señalar que la deforestación no colabora al retiro del Dióxido de carbono de la atmósfera que realizan los árboles a través de la fotosíntesis.

Es fundamental contribuir a la reducción de las emisiones a la atmósfera de estos gases, para reducir el aumento de la temperatura ambiente y mitigar las Olas de calor y el Calentamiento global.

 

Referencias bibliográficas

 (1) Organización Mundial de la Salud-Europa. “Olas de calor: riesgos y respuestas” (en Inglés). N° 2 de la Colección “Calor y Cambio Global Ambiental”. Disponible con acceso libre en la página de internet: https://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0008/96965/E82629.pdf)

 (2) Zeppetello L.V. y colaboradores. “La deforestación tropical a gran escala impulsa el calentamiento extremo” (en Inglés). Environmental Research Letters (Cartas sobre Investigación Ambiental).  Volumen 15, 084012, 2020.

(3) Cohn A.S. y colaboradores. “La pérdida de bosques en Brasil aumenta las temperaturas máximas en un radio de 50 km” (en Inglés). Environmental Research Letters (Cartas sobre Investigación Ambiental). Volumen 14, 084047, 2019.

(4) Parsons L A y colaboradores. “La deforestación tropical acelera el calentamiento local y la pérdida de horas de trabajo seguras al aire libre” (en Inglés). One Earth (Revista científica Una Tierra). Volumen 4, 1730-1740, 17 de diciembre de 2021.

(5) Panel Interguvernamental sobre Cambio Climático. Informe especial sobre “Calientamiento global de 1.5 °C”. Publicación de la Organización Meteorológica Mundial  (OMM) y de Cambridge Univeristy Press (disponible con acceso libre en la página de internet:  www.ipcc.ch/sr15/).