26 años de negociaciones climáticas

El cambio climático para algunos puede parecer algo nuevo. Sin embargo, hace 26 años que los estados están dialogando sobre el tema. Hoy hacemos un poco de historia.
El cambio climático es sin dudas uno de los mayores problemas ambientales de la actualidad. Sin embargo, para muchos tomó relevancia desde la aparición de Greta Thumberg, joven activista sueca de 17 años (hoy) que movilizó al mundo con sus discursos fervientes. Quizás otros lo relacionen con las inundaciones, incendios y sequías que culpan al cambio climático como la principal causa.
Sea cual sea el disparador que cada uno identificó, lo cierto es que de cambio climático se viene hablando desde hace rato. Hoy hacemos un poco de historia.

Allá por el año 1994 se crea la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), fue un hito en la historia ya que esta problemática pasó a tener protagonismo: de tratarse el tema dentro de conversaciones ambientales genéricas, el cambio climático pasó a tener un papel protagónico en las conversaciones internacionales.

El 11 de diciembre 1997 se firma el Protocolo de Kyoto, que entra en vigor recién en 2005 por su complejo proceso de ratificación. Actualmente ratificado por 192 países. En concreto, el Protocolo de Kyoto pone en funcionamiento la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático comprometiendo a los países industrializados a limitar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de conformidad con las metas individuales acordadas. La propia Convención sólo pide a esos países que adopten políticas y medidas de mitigación y que informen periódicamente.

Durante la 21ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21) celebrada en París en 2015, se concluyó con la adopción del Acuerdo de París. Dicho Acuerdo rige a partir de 2020 y pretenderá mantener el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2ºC, aumentando la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio climático y promoviendo la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de carbono. Para lograr las metas acordadas, el Acuerdo de Paris establece un marco de transparencia reforzado que tiene como fin el fomentar la confianza mutua y promover la aplicación efectiva del Acuerdo, aumentando la claridad y facilitando el seguimiento de los progresos realizados. 

En el año 2015, también el papa Francisco publicó la Encíclica Papal, Laudato Sí, en la que habla del cuidado de la casa común, y menciona el cambio climático como uno de los principales desafíos de la humanidad.

También durante este año, se publican los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), como un mapa de ruta hacia donde debe encaminarse la humanidad. El cambio climático, nuevamente recibe un rol protagónico, destacado por el ODS 13: Acción por el clima.

Cabe destacar el rol de los países desarrollados en esta problemática. Estados Unidos, durante la presidencia de Obama, mostró un gran compromiso ratificando el acuerdo de Paris y liderando la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, durante la presidencia de Trump, todas las acciones y compromisos climáticos fueron anulados. Con la nueva presidencia, se espera volver a la política de Obama y contar con el compromiso de uno de los principales países emisores.

En el 2018, el IPCC (Panel Intergubernamental de expertos frente al cambio climático) saca un informe (IPCC special report on the impacts of global warming of 1.5 °C). Este informe, en pocas palabras, es un llamado a la acción urgente para limitar el calentamiento global a 1,5°, explicando las consecuencias devastadoras si se supera este límite. Esto pone en jaque al acuerdo de París, donde el objetivo eran los 2° de calentamiento…

Y este año, como todos sabemos, llega el COVID19 al mundo. La relación entre ambiente y salud se muestra crudamente, y el mundo se cuestiona qué y cómo estamos construyendo nuestro desarrollo. Es un momento bisagra: ¿Cómo vamos a seguir a partir de hoy? ¿Qué mundo queremos construir? Esperemos que la crisis económica mundial causada por la pandemia no posponga la tan ansiada transformación hacia una economía respetuosa con el ambiente y la sociedad.

 

De todos depende….

© 2013 Almerix.